Erte - Teletrabajo

¿El próximo 9 de agosto finaliza el teletrabajo?

Ley 10/2021, de 9 de julio, de trabajo a distancia (Ley de Teletrabajo), no da una respuesta clara a la pregunta.

La reciente Ley 10/2021, de 9 de julio, de trabajo a distancia, no resuelve esta cuestión. Fuera de los supuestos en los que se supera el porcentaje del 30% en un periodo de referencia de tres meses y haya que formalizar el Acuerdo de Trabajo a Distancia (ATD) la Ley del Teletrabajo en su Disposición transitoria tercera establece que el trabajo a distancia implantado excepcionalmente en aplicación del artículo 5 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, o como consecuencia de las medidas de contención sanitaria derivadas de la COVID-19, y mientras estas se mantengan, le seguirá resultando de aplicación la normativa laboral ordinaria. En todo caso, las empresas estarán obligadas a dotar de los medios, equipos, herramientas y consumibles que exige el desarrollo del trabajo a distancia, así como al mantenimiento que resulte necesario. En su caso, como decimos, la negociación colectiva establecerá la forma de compensación de los gastos derivados para la persona trabajadora de esta forma de trabajo a distancia, si existieran y no hubieran sido ya compensados.

Pero el próximo día 9 de agosto de 2021 termina el plazo de 3 meses fijado por la diversa normativa COVID-19, de una forma un tanto confusa. Entre ellas, se dictó el Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, que, para hacer frente a los problemas organizativos y productivos que se habían producido por la situación de pandemia, y con la finalidad de mantener el empleo y la actividad laboral, impuso, en su artículo 5, el carácter preferente del trabajo a distancia, en aquellos casos en los que fuera posible.

Inicialmente, esta medida debería mantener su vigencia hasta un mes después del fin de la declaración del estado de alarma, en virtud de la Disposición Final Décima del antedicho Real Decreto- ley. Ahora bien, el 22 de abril de 2020, se publicó el Real Decreto 15/2020, posteriormente convalidado como ley, que incluye, en su artículo 15, una prórroga de dos meses más de la vigencia de la normativa prevista en el artículo 5 del RD-ley 8/2020. Así pues, habiendo finalizado el estado de alarma el pasado 9 de mayo, el próximo 9 de agosto de 2021 finalizará el termino de los tres meses precitado. La cuestión no queda clara como decimos y va a ser un tema que sea probablemente resuelto por las sentencias en los tribunales de lo social. ¿hay que formalizar Acuerdos de Trabajo a Distancia (ATD)? No necesariamente y habrá que estar a cada caso individual, pero es recomendable de conformidad con lo dispuesto en el art. 6 del RD Ley 28/2020, de 22 de septiembre. En este ATD deben establecerse el inventario de los medios, equipos de trabajo, herramientas que exige el desarrollo del teletrabajo (incluidos consumibles, elementos muebles y periodo de renovación de los mismos. Debe enumerarse los gastos que pudiera tener el trabajador y la correspondiente compensación económica. Asimismo, debe pactarse el horario de trabajo y reglas de disponibilidad, el porcentaje y distribución entre trabajo presencial y trabajo a distancia, en su caso, el centro de trabajo al que queda adscrito el trabajador y el lugar de trabajo a distancia designado por el este. Otro elemento que debe preverse es la duración de plazos de preaviso para el ejercicio de la reversibilidad, para volver al trabajo presencial. La empresa debe fijar los medios de control de la actividad y los procedimientos a seguir en caso de producirse dificultades técnicas. Por último debe establecerse la duración del acuerdo.

También hemos de tener en cuenta que la Disp. Transitoria Tercera de la Ley 10/2021 mientras subsistan las restricciones por COVID19, sean autonómicas, locales o estatales. A esto se suma que la Ley 2/2021, de medidas urgentes para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID19, vuelve a insistir en la necesidad de potenciar el teletrabajo en las empresas. Si tenemos en cuenta que el RD-ley 28/2020, de 22 de septiembre, de trabajo a distancia, será de aplicación para todos aquellos trabajadores que continúen prestando trabajo a distancia por un tiempo igual o superior al 30% de su jornada en un periodo de referencia de 3 meses. Esto es que se aplica tanto si un trabajador teletrabaja 1 mes de 3, como si teletrabaja todos los días sólo por las tardes, como si teletrabaja 4 semanas alternas en un periodo de 3 meses o 30 días en un periodo de 90….

En caso de que el trabajo a distancia desempeñado después del 9 de agosto fuera inferior al 30% de la jornada, no aplica el RDley ni, por tanto, ninguna de estas obligaciones.